INICIO QUIÉNES SOMOS TIENDA NOTICIAS CONTACTO MI CUENTA AYUDA
NOTICIAS
POEMA A UNA NARIZ

05/09/15.-No se conoce el origen de la famosa enemistad entre Góngora y Quevedo, dos de los mejores autores barrocos del Sigllo de Oro. Algunos estudiosos apuntan, incluso, a que tan sólo es una leyenda y que ni el uno ni el otro eran los destinatarios de sus satíricos poemas.
Pero para la posteridad han quedado sus burlescos y agudos versos, y es que... ¿Quién no piensa en Góngora al escuchar: "Érase un hombre a una nariz pegado..."?

A UNA NARIZ

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un pez espada muy barbado.

Érase un reloj de sol mal encarado,
érase un alquitara pensativa,
érase un elefante boca aariba,
era Ovidio Nasón mas narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egipto,
las doce tribus de narices era.

Érase un naricísimo infinito,
muchísima nariz, nariz tan fiera,
que en la cara de Anás fuera delito.

QUEVEDO.




Volver
inicio   |   quiénes somos   |   tienda   |   noticias   |   contacto   |   mi cuenta   |   ayuda   |   condiciones de uso y aviso legal